12 nov. 2010

Contando experiencias... Civitavecchia- Roma- Ciudad del Vaticano

La creación de Adán, Miguel Ángel
Civitavecchia (ciudad vieja) es un pueblo y un municipio de la provincia de Roma ubicado en la región del centro de Italia llamada Lacio que se encuentra a 80 kilómetros de Roma. La economía de Civitavecchia depende en gran parte de la actividad que se genera de las visitas de los cruceros y ferries, recibe así más de dos millones de turistas por año.
Los lugares más relevantes que se encuentran en Civitavecchia son la Rocca; un castillo  reconstruido por el papa Sixto V en el siglo XV al que se le ha añadido un Palacio Apostólico, la catedral de San Francisco de Asís de estilo barroco y neoclásico del siglo XVIII, y el macizo Fuerte de Miguel Ángel; un edificio erigido sobre una antigua construcción romana.
Tras un paseo por esta ciudad llena de encanto visitaremos Roma. Cuna de historia, de maestros escultores, pintores y arquitectos como Miguel Ángel, Rafael, Tiziano, Bernini y Caravaggio, entre otros. La ciudad surgió a mediados de siglo VIII a. C. y fue germen de la República y el Imperio romano. Su importancia histórica es indiscutible, por cada calle que pasees encontrarás ruinas arqueológicas que constituyen fragmentos de historia. Por ello se la considera la cuna por excelencia de la civilización de Occidente. 

Hablar de Roma es hablar de historia, de siglos y siglos de tradiciones, de leyendas, de formas de vida que se han conseguido descifrar a través de los restos arqueológicos que alberga. No hay calle en Roma donde no haya un legado histórico, por ello, caminar por Roma es como caminar en un museo al aire libre. La extraordinaria planificación urbanística con la que se concibió la ciudad hace que los monumentos se encuentren muy próximos entre sí. Entre los lugares que no debes perderte se encuentra El Foro Romano, zona de donde se partió para la construcción de la ciudad de Roma y en la que tenían lugar la actividad comercial y de negocios. Es aquí donde se rendía culto a la religión y se administraba la justicia.


Coliseo de Roma
Muy próximo a éste se encuentra el Coliseo de Roma, un gran anfiteatro de la época del Imperio romano construido en el siglo I donde  tenían lugar las luchas entre gladiadores y diversos espectáculos públicos. A su alrededor suele haber actores disfrazados de romanos que por un precio algo desorbitado se hacen una foto contigo (con tu cámara, claro), si les pillas desprevenidos puedes hacerles una foto, aunque no me hago cargo de las consecuencias… Cercano al Coliseo encontramos el Arco de Constantino que conmemora la victoria de Constantino frente al emperador Majencio en la batalla del Puente Milvio. También es famoso el Arco de Tito mandado construir por Domiciano en el año 81 d.C. para conmemorar la victoria de su hermano Tito y su padre Vespasiano en Judea. Seguramente conocerás La Fontana de Trevi, una grandiosa fuente barroca situada en el cruce de tres calles marcando el punto final del Aqua Virgo, uno de los antiguos acueductos que suministraban agua a Roma. En ella se encuentras estatuas de notable relevancia como las estatuas de la Abundancia y la Salubridad esculpidas por Filippo Della Valle, las esculturas planas de Agripa y Trivia por Giuseppe Pannini, y la de Neptuno domando a los hipocampos de Pietro Bracci. Asimismo, te aconsejo que visites El  Panteón de Roma, un templo circular del año 27 a.C. construido como ofrenda a los dioses que se mantiene en unas condiciones magníficas. Lo más característico del Panteón es su cúpula que está decorada en el interior con cinco filas de casetones, que decrecen en tamaño hacia el centro, donde está perforada por un óculo de 8,9 m de diámetro. Esta ventana circular permanece siempre abierta, por ella entra la única luz que alumbra el Panteón, e incluso la lluvia –el pavimento cuenta con desagües que la evacuan- .

Es característica de Roma la Plaza de España, una de las plazas más famosas de Roma regalada por Fernando el Católico donde se encuentra una grandiosa escalinata rodeada de flores. A los pies de la escalinata se halla la Fontana della Barcaccia, obra de Pietro Bernini, y ésta sube hasta la Iglesia de Trinità dei Monti, combinándose estos tres elementos en un precioso marco. También he de señalar el Monumento a Víctor Manuel II ubicado entre la Piazza Venezia y la Colonia Capitolina. Construido completamente en mármol blanco, dispone de varias fuentes y esculturas del rey Victor Manuel y dos estatuas de la diosa Victoria.

El Vaticano

Por último, en el oeste de Roma se encuentra la Ciudad del Vaticano, un estado indepen-diente y soberano que alberga la Santa Sede papal. Desde la desa-parición de la basílica constantiniana hasta la conclusión de la Basílica de San Pedro transcurrieron más de 150 años. Un período de tiempo que ha posibilitado que se reconozca la evolución de la historia del pensamiento y del arte en éste asombroso edificio que reunió a impresionantes artistas como Bramante, Rafael Sanzio, Antonio da Sangallo el Joven, Bernini y a Miguel Ángel, éste último fue quien retomó el proyecto de cruz griega de Bramante y diseñó la famosa cúpula de la basílica.  
La Basílica de San Pedro posee una capacidad para 20.000 fieles. Mide unos 190 metros de largo, el ancho de las tres naves es de 58 metros, y cada nave central tiene 45,50 metros de altura. El interior de la basílica custodia importantes obras de arte como el Baldaquino de Bernini y la estatua de la Piedad de Miguel Ángel, además de la tumba de San Pedro.  

Como puedes leer entrelíneas, once horas no dan para poder visitar con detenimiento Civitavecchia, Roma y el Vaticano, por ello, haber visitado estos monumentales lugares durante un crucero no es excusa para repetir la experiencia.