30 nov. 2010

It´s up to you, New York, New York

 ¿Qué tiene Nueva York?
 
Panorámica de la ciudad de Nueva York
Si hoy nos detenemos a ha- blar de la ciudad de Nueva York hemos de recurrir al  apelativo de la gran man- zana, una cariñosa denomina- ción que le atribuyeron los músicos de jazz pues decían que aunque hay muchas manzanas en el árbol aquel que cogiese Nueva York cogería la gran manzana.
Nueva York es una ciudad compuesta por cinco distri- tos: Bronx, Brooklyn, Manhattan, Queens y Staten Island en los cuales se exhiben múltiples banderas americanas que ahondan en un patriotismo sin límites. Para hablar de esta cosmopolita y polifacética ciudad hemos de observar la grandeza de los aproximadamente cuatro mil quinientos rascacielos que tienen cabida en Nueva York, así entenderemos el esplendor de la ciudad que dicen que nunca duerme. Tal y como lo demuestran los carteles publicitarios de Times Square que acogen destellando a todo aquel que los contemple a cualquier hora.

Hablar de Nueva York es hacerlo de movimientos culturales que recogen todas las artes como el renacimiento de Harlem, por ejemplo, y también de importantes directores como el neurótico Woody Allen o Martin Scorsese, quienes han propiciado que Nueva York se haya convertido en el segundo centro de producción cinematográfica después de Hollywood. Escenario que nos han dejado míticas escenas como la de King Kong sobre el Empire State Building.
Parque Central
En Nueva York todo es a lo grande, hasta la fe por Dios. Es el lugar en el que las misas gospel entremezclan la re- ligión con la emoción y la música dando un efecto desbastador que convierte un acto rutinario como es el de ir a misa, en pura devoción.
El contraste es un buen término para definir la ciudad de Nueva York. Los latinos, italianos y chinos, por ejemplo, tienen asegurado su pequeño hueco en esta ciudad en la que hay barrios exclusivos para cada uno. En la Pequeña Italia puedes degustar las mejores pizzas de Italia o disfrutar de las mejores gangas en el Barrio Chino.
Toda clase de razas y culturas conviven en Nueva York pues esta siempre ha acogido a los extranjeros con los brazos abiertos, de ahí la denominación de “la tierra de las oportunidades”. Esta diversidad cultural está homenajeada en el Museo de la Inmigración Ellis Island. Otra muestra de contraste que encaja dándole armonía a la ciudad es la ubicación de la gótica Catedral de San Patricio de 1865 que se encuentra en la Quinta Avenida –la calle de las compras por excelencia- entre innovadores rascacielos. 

Puente de Brooklyn
El miedo al rechazo no tiene cabida en esta ciudad donde numerosos homosexuales exhiben orgullosos sus banderas gays a la entrada de sus casas mientras los neoyorquinos caminan a paso acelerado sin detener la vista en esto y cruzan los pasos de cebra, -muchas ejecutivas con trajes de chaqueta y botines y un café para llevar en la mano- mientras la señal de color verde del semáforo WALK les incita a apresurar sus  movimientos. Prisa que contrarresta el Puente de Brooklyn donde miles de neoyorquinos pasean tranquilamente a sus mascotas, o se despejan en el grandioso Parque Central de Nueva York donde puedes respirar el aire más puro de la ciudad mientras asistes a un partido de rugby americano, aunque siempre es aconsejable acercarse hasta el grandioso estado deportivo Madison Square Garden.

En Nueva York no faltan las inauguraciones de bares, discotecas y restaurantes diarios donde puedes pedir una copa o un refresco de un tamaño pequeño que en España equivale a uno extragrande o un postre que no venga acompañado por nata que disimule su tamaño. Hablar de Nueva York es hacerlo de la cuna de la economía mundial de Wall Street donde está La Bolsa y la Reserva Federal, de monumentos emblemáticos como la Estatua de la Libertad –regalo de Francia para conmemorar el centenario de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos, estatua que también alberga París junto al río Sena una réplica de menor tamaño- , del Empire State Building -que desde los atentados del 11S se convirtió en el rascacielos más alto de Nueva York-, del World Trade Center que se encuentra en reconstrucción tras los ataques, del edificio Chrysler, de La Plancha que es  el edificio más antiguo de la ciudad Nueva York.

Times Square
Las obras de teatro y musicales tienen un sitio especial en Broadway donde puedes asistir a los últimos estrenos o a los clásicos como el musical de la Bella y la Bestia aún en cartelera en  teatros como el Radio City Music Hall ubicado en el complejo comercial de Rockefeller Center que consta de diecinueve edificios comerciales donde si vas en invierno puedes patinar en la pista de patinaje sobre hielo mientras observas el gran abeto de navidad con multitud de Santa Claus alrededor cantando villancicos, marco de unas auténticas navidades blancas. 

Ya lo decía Frank Sinatra, It´s up to you, New York, New York.



O Alicia Keys junto a Jay- Z "there´s nothing you can´t do... big lights will inspire you..."


20 nov. 2010

Contando experiencias... hasta el final

Para cerrar finalmente el capítulo de los cruceros, he de hacer antes hincapié en unos pequeños consejos previos al viaje. Personalmente creo que hacer un crucero es una de las formas más económicas y prácticas de conocer diferentes países, pero, generalmente, sólo hay tiempo para visitar y fotografiar los sitios más celebres de las ciudades, apenas tienes tiempo de adentrarte en la cultura del sitio, degustar los platos típicos, conocer la gente de la ciudad en la que te encuentras, y de visitar los sitios peculiares de cada lugar (no los que tengan más afluencia turística).

Carátula de la película:
Si hoy es martes, esto es Bélgica
 Para paliar esto, una buena forma de conocer las ciudades es contratar una excursión para que un guía turístico del crucero te presente la ciudad, así te enteras de la historia y las curiosidades que generalmente desconoces de las ciudades que visitas, conocimiento que disminuye el efecto de sentirte como los protagonistas de la película: Si hoy es Martes, esto es Bélgica (la cual te recomiendo), y no tienes que controlar regularmente la distancia que hay entre el punto en el que estás respecto al puerto ya que ellos están acostumbradísimos a la ruta y no se despistan en ningún momento.

Los camarotes del barco son totalmente seguros, puedes dejar todas tus pertenencias sin problemas, no obstante, repito, no hay que tentar a nadie, llévate lo necesario. En cuanto al dinero, intenta llevar billetes pequeños para no tener problemas con el cambio. En todos los barcos de crucero hay un servicio médico así que no hace falta que te lleves pastillas para el mareo o para otra dolencia común, allí te las suministrarán sin problemas.

17 nov. 2010

Contando experiencias... La Goulette - Sidi Bou Said

La Goulette es una ciudad situada al norte de la costa mediterránea africana, en Túnez. Fenicios, romanos, judíos y árabes son algunos de los pueblos que se establecieron en las costas del norte y sur del país, a los que se les sumaron los musulmanes de España y los turcos otomanos teniendo como consecuencia de tal  riqueza cultural patente en las relaciones comerciales entre diferentes países la mente tan abierta y tolerante que tienen los tunecinos. 

Artesanía de Túnez
Cuando bajes del barco y pises el suelo de la República Tunecina verás,  probablemente, durante el camino hasta la puerta de salida del puerto a tunecinos con camellos a un lado esperando a que te subas encima de éstos para hacerte una foto. Al igual que sujetar la torre de Pisa en Pisa, subirse a un camello en Túnez constituye un marco típico. Cuando salgas del puerto encontrarás una fila enorme de taxistas exaltados por conseguir que te subas en sus taxis. No te asustes, los tunecinos están encantados en recibir turistas, por eso se desviven así. El precio del traslado se pacta antes de subir al taxi, siendo en esta ciudad muy común el regateo, sólo cuando vean que no estás por la labor de pagar más del precio que tú les digas, cederán. Los taxistas resultan interesantes como guías turísticos de la ciudad y por un precio muy económico pueden enseñarte todo lo que alberga la ciudad. Seguramente ellos se ofrecerán a acompañarte durante el viaje, sino, puedes preguntarles, te asguro que estarán más que encantados. Aunque te llevarán a las tiendas en las que ellos se lleven una comisión por las compras que realices durante el viaje, y a las típicas trampas turísticas en las que un turista a veces cae sin remedio, pueden quitarte de encima a comerciantes tunecinos muy pesados cumpliendo la función de taxista, guía turístico y guardaespalda.

La religión que predomina en Túnez es la musulmana, aunque existen minorías judías y católicas. Los pilares del Islam se basan en la creencia de que no hay quien merezca culto salvo Alá y que Mahoma es su mensajero, en rezar cinco oraciones diarias en dirección a La Meca -motivo por el cual les verás de cuando en cuando rezando en cualquier lugar-, en el pago del azaque, en la abstención de comer hasta el anochecer durante el Ramadán y en peregrinar a La Meca una vez en la vida. Verás que algunas mujeres musulmanas se tapan el pelo con un hiyab pues consideran que su visión de belleza radica en el pelo, e incluso algunas de ellas –un número muy reducido-  llevan un burqa; una prenda no exenta de controversia que se ve como una ofrenda a Alá o un símbolo de la opresión a la mujer.

Mezquita Djamaa ez-Zitouna
Como monumentos típicos en Túnez se encuentra el anfiteatro del El Jem, que es el mayor anfiteatro romano de África y constituye uno de los ejemplos de la ocupación de Túnez por parte del Imperio Romano, la Gran Mezquita Djamaa ez-Zitouna –si te interesa entrar en una mezquita, puedes hacerlo, pero si eres mujer has de cubrirte el pelo y llevar una camiseta de mangas cortas y pantalones o falda larga -, la galería de pintura Galeria Blel o el Club Tahar Hadad. También merece la pena pasarse por la calle de la Kasbah, una de las más transitadas que atraviesa la medina de este a oeste, desde la Plaza de la Victoria hasta la Plaza de la Kasbah. Es una calle muy larga y laberíntica, abarrotada de gente y de comerciantes tunecinos, los cuales son muy cordiales y simpáticos, pero a veces pueden resultar agotadores pues tardan mucho en aceptar un “no” por respuesta. 

Calle de Sidi Bou Said
Si dispones de tiempo, te aconsejo visitar Sidi Bou Said, un idílico pueblo costero situado a 20 kilómetros de Túnez que destaca porque las casas son de color blanco menos las puertas, ventanas y rejas que están pintadas de celeste que parece un pequeño pueblo griego én Túnez.  Estos colores tan peculiares datan su historia de 1920  año en el Rodolphe d´Erlanger aprobó una ley que obligaba a todos los habitantes de la localidad a pintar y mantener sus casas de color blanco, menos las puertas, ventanas y rejas que tenían que ser de color azul claro. La mejor forma de visitar este encantador pueblo es paseando por las calles del pueblo y asomándote en cada mirador que permite ver la costa tunecina. También puedes aprovechar la ocasión para hacer unas compras, ya que  encontrarás cosas interesantes y muy baratas como cerámicas, jaulas de pájaros (fíjate en el avión de vuelta  la cantidad de personas que transportan una jaula con lo cómodo que resulta hacerlo en un avión clase turista), fotografías, y demás objetos y/o souvenirs. 

Como monumentos puedes visitar el Dar Annabi, la mezquita-Zaouia de Sidi Bou Said y el Palacio del Barón Erlanger, los cuales te aseguro que te dejarán con ganas de conocer con más profundidad este bello continente con una riqueza cultural embriagadora.

14 nov. 2010

Contando experiencias... Nápoles- Pompeya

Nápoles es la ciudad de la región de Camparia y de la provincia de Nápoles. Tiene una grande riqueza histórica, artística, cultural y gastronómica que ha llevado a la Uncesco a declarar su centro histórico Patrimonio de la Humanidad. No obstante, no es oro todo lo que reluce. En las últimas décadas son numerosos los casos de crimen organizado y mafias que han saltado a los medios de comunicación constituyendo un importante freno para el turismo de la ciudad y su desarrollo económico y social. Por otra parte, la basura que se acumula en la ciudad de Nápoles y la falta de cuidado patente en sus monumentos, alrededores y calles, la desfavorecen, por ello, La Comisión Europa ha advertido a Italia que ha de retirar las 2.400 toneladas de basura que se han apilado en las calles de Nápoles inmediatamente.

Castillo del Huevo
Aun desmejorando estos problemas la ciudad de Nápoles, ésta sigue reluciendo por su centro histórico, particularmente por sus castillos. Cerca del puerto se encuentra El Castillo del Huevo que se denomina así porque, según la leyenda, Virgilio escondió en el interior de éste un huevo que soportaba  la estructura del edificio, y que, si se rompía provocaría el hundimiento de la fortaleza. Cerca de  éste se encuentra el Castillo Maschio Angioino construido entre 1279 y 1282 por Carlos I de Anjou, todo un récord, siendo el palacio real de su dinastía.

También destaca la Catedral de Nápoles que data del S. XIII y posee diversos estilos arquitectónicos: la fachada neogótica del Purismo italiano del siglo XIX, puertas góticas y la sala principal barroca donde se encuentra la capilla del tesoro que posee la estatua de San Genaro -patrón de Nápoles- y otras 51 estatuas de plata. Como curiosidad, en la capilla están recogidas cápsulas que contienen la sangre de San Genaro y cada 19 de septiembre -aniversario de la muerte del santo- la sangre se licúa. Milagro que atrae a miles de fieles anualmente. También encontramos el Palacio de Capodimonte, sede de una de las pinacotecas más importantes de Italia, la Iglesia de San Domenico Maggiore que contiene rasgos de estilo barroco del siglo XVII, y de estilo neogótico del siglo XIX,  la Basilica di Santa Maria del Carmine Maggiore ubicada donde ocurrió la revuelta de Masaniello en 1647 durante la cual se dice que un proyectil entró en la iglesia directo contra la cruz de Cristo, pero que Jesús cambió el curso del disparo, dañando solo la corona de espinas, teniendo lugar de este modo el segundo milagro en la ciudad de Nápoles. 

Piazza del Plebiscito
También puedes visitar la  Plaza Plebiscito donde se encuentran el Palacio Real y el Teatro San Carlo y se erigen la estatua de Carlos III y la de Fernando I que conmemora el regreso al poder de la Casa de Borbón, tras la ocupación napoleónica y el gobierno de Murat. Aquí se encuentra también la impresionante Basílica de San Francisco de Paula de 53 metros de altura, 38 columnas dóricas y un pronao monumental enfrentado al Palacio Real, y, si te apetece dar hacer unas compras tras tantas visitas monumentales, puedes visitar la Galería Umberto I que es un punto de comercio celebre en Nápoles. Nápoles es un interesante punto de partida hacia otros destinos cercanos como Pompeya, el Palacio Real de Caserta, las islas de Capri e Ischia o la Costa Amalfitana.

Calle de Pompeya
Recomiendo visitar  la ciudad de Pompeya. Ciudad de la Antigua Roma que fue enterrada por la violenta erupción del Vesubio el 24 de agosto del año 79 d. C. –volcán que también terminó con la ciudad de Herculano- . La ciudad ofrece un relato único de la historia de los romanos del siglo I donde puedes hacerte una nítida idea de cómo vivían. Entre todos los restos que alberga la ciudad, son relevantes el foro; centro de la ciudad donde se albergaba el comercio de la época, los templos entre los que destacan el de Júpiter, el de Venus y el de Apolo, el jardín de los fugitivos con restos de las víctimas del Vesubio, el Macellum; mercado donde se preparaba la pesca, las termas Estabianas, el edificio de Eumaquía donde tintoreros y lavanderos realizaban sus labores, la Basílica que era a sede de la justicia, los teatros (el grande, el pequeño y el anfiteatro), la Palestra Samnita y la Grande donde se realizaban actividades deportivas y de ocio, y las residencias de los habitantes desde las más lujosas como la casa del Fauno hasta las más comunes como las ínsulas; casas de cinco o más plantas, estrechas, con altas escaleras y ventanas a la calle, y el Lupanar (prostíbulo romano) en donde las paredes se encuentran decoradas con diversos frescos eróticos.  No te pierdas el testimonio único que esta pequeña ciudad alberga, una imagen fiel de lo que la Antigua Roma fue.

12 nov. 2010

Contando experiencias... Civitavecchia- Roma- Ciudad del Vaticano

La creación de Adán, Miguel Ángel
Civitavecchia (ciudad vieja) es un pueblo y un municipio de la provincia de Roma ubicado en la región del centro de Italia llamada Lacio que se encuentra a 80 kilómetros de Roma. La economía de Civitavecchia depende en gran parte de la actividad que se genera de las visitas de los cruceros y ferries, recibe así más de dos millones de turistas por año.
Los lugares más relevantes que se encuentran en Civitavecchia son la Rocca; un castillo  reconstruido por el papa Sixto V en el siglo XV al que se le ha añadido un Palacio Apostólico, la catedral de San Francisco de Asís de estilo barroco y neoclásico del siglo XVIII, y el macizo Fuerte de Miguel Ángel; un edificio erigido sobre una antigua construcción romana.
Tras un paseo por esta ciudad llena de encanto visitaremos Roma. Cuna de historia, de maestros escultores, pintores y arquitectos como Miguel Ángel, Rafael, Tiziano, Bernini y Caravaggio, entre otros. La ciudad surgió a mediados de siglo VIII a. C. y fue germen de la República y el Imperio romano. Su importancia histórica es indiscutible, por cada calle que pasees encontrarás ruinas arqueológicas que constituyen fragmentos de historia. Por ello se la considera la cuna por excelencia de la civilización de Occidente. 

Hablar de Roma es hablar de historia, de siglos y siglos de tradiciones, de leyendas, de formas de vida que se han conseguido descifrar a través de los restos arqueológicos que alberga. No hay calle en Roma donde no haya un legado histórico, por ello, caminar por Roma es como caminar en un museo al aire libre. La extraordinaria planificación urbanística con la que se concibió la ciudad hace que los monumentos se encuentren muy próximos entre sí. Entre los lugares que no debes perderte se encuentra El Foro Romano, zona de donde se partió para la construcción de la ciudad de Roma y en la que tenían lugar la actividad comercial y de negocios. Es aquí donde se rendía culto a la religión y se administraba la justicia.


Coliseo de Roma
Muy próximo a éste se encuentra el Coliseo de Roma, un gran anfiteatro de la época del Imperio romano construido en el siglo I donde  tenían lugar las luchas entre gladiadores y diversos espectáculos públicos. A su alrededor suele haber actores disfrazados de romanos que por un precio algo desorbitado se hacen una foto contigo (con tu cámara, claro), si les pillas desprevenidos puedes hacerles una foto, aunque no me hago cargo de las consecuencias… Cercano al Coliseo encontramos el Arco de Constantino que conmemora la victoria de Constantino frente al emperador Majencio en la batalla del Puente Milvio. También es famoso el Arco de Tito mandado construir por Domiciano en el año 81 d.C. para conmemorar la victoria de su hermano Tito y su padre Vespasiano en Judea. Seguramente conocerás La Fontana de Trevi, una grandiosa fuente barroca situada en el cruce de tres calles marcando el punto final del Aqua Virgo, uno de los antiguos acueductos que suministraban agua a Roma. En ella se encuentras estatuas de notable relevancia como las estatuas de la Abundancia y la Salubridad esculpidas por Filippo Della Valle, las esculturas planas de Agripa y Trivia por Giuseppe Pannini, y la de Neptuno domando a los hipocampos de Pietro Bracci. Asimismo, te aconsejo que visites El  Panteón de Roma, un templo circular del año 27 a.C. construido como ofrenda a los dioses que se mantiene en unas condiciones magníficas. Lo más característico del Panteón es su cúpula que está decorada en el interior con cinco filas de casetones, que decrecen en tamaño hacia el centro, donde está perforada por un óculo de 8,9 m de diámetro. Esta ventana circular permanece siempre abierta, por ella entra la única luz que alumbra el Panteón, e incluso la lluvia –el pavimento cuenta con desagües que la evacuan- .

Es característica de Roma la Plaza de España, una de las plazas más famosas de Roma regalada por Fernando el Católico donde se encuentra una grandiosa escalinata rodeada de flores. A los pies de la escalinata se halla la Fontana della Barcaccia, obra de Pietro Bernini, y ésta sube hasta la Iglesia de Trinità dei Monti, combinándose estos tres elementos en un precioso marco. También he de señalar el Monumento a Víctor Manuel II ubicado entre la Piazza Venezia y la Colonia Capitolina. Construido completamente en mármol blanco, dispone de varias fuentes y esculturas del rey Victor Manuel y dos estatuas de la diosa Victoria.

El Vaticano

Por último, en el oeste de Roma se encuentra la Ciudad del Vaticano, un estado indepen-diente y soberano que alberga la Santa Sede papal. Desde la desa-parición de la basílica constantiniana hasta la conclusión de la Basílica de San Pedro transcurrieron más de 150 años. Un período de tiempo que ha posibilitado que se reconozca la evolución de la historia del pensamiento y del arte en éste asombroso edificio que reunió a impresionantes artistas como Bramante, Rafael Sanzio, Antonio da Sangallo el Joven, Bernini y a Miguel Ángel, éste último fue quien retomó el proyecto de cruz griega de Bramante y diseñó la famosa cúpula de la basílica.  
La Basílica de San Pedro posee una capacidad para 20.000 fieles. Mide unos 190 metros de largo, el ancho de las tres naves es de 58 metros, y cada nave central tiene 45,50 metros de altura. El interior de la basílica custodia importantes obras de arte como el Baldaquino de Bernini y la estatua de la Piedad de Miguel Ángel, además de la tumba de San Pedro.  

Como puedes leer entrelíneas, once horas no dan para poder visitar con detenimiento Civitavecchia, Roma y el Vaticano, por ello, haber visitado estos monumentales lugares durante un crucero no es excusa para repetir la experiencia.

11 nov. 2010

Contando experiencias.... Livorno- Pisa Florencia

Hoy visitaremos tres ciudades de uno de mis países preferidos: Italia. Si no estás acostumbrado a viajar fuera de España, estoy segura de que en estas tres ciudades te sentirás como en casa puesto que, además de hablar igual de alto que los españoles (sólo que, si me permitís, en un tono más melódico) se parecen físicamente a nosotros y les gusta, al igual que a nosotros, la buena comida como es la pizza, la pasta o los helados. Si contratas una excursión con Pullmantur, harás una combinación de viajes que te conduzcan hacia Pisa y Livorno, sino, el autobús de Oceanic te acercará hasta Florencia, donde te aseguro que las once horas y media que pases se te harán escasas entre tanta oferta que visitar. 
 

Estadio Armando Picchi, Livorno

Comenzaremos la visita hablando de  Livorno, ciudad situada en la Toscana. Livorno nació como un pequeño pueblo de pescado- res que vio la luz del crecimiento económico con la llegada de los Médici en el Renacimiento con importan- tes concesiones en el siglo XVI, pero no fue hasta el gobierno de Leopoldo II en el siglo XVIII cuando se abrió al comercio exterior. Livorno es famosa por su pasión por el deporte. Es el hogar de clubes de baloncesto y rugby muy populares, pero, al igual que en España, el deporte que tiene más fama es el fútbol, cuyo equipo AS Livorno Calcio con más de 80 años de historia procede del Estado Armando Picchi. 

De Pisa seguramente conocerás la famosa Torre de Pisa de 58 metros de altura que sufre la característica inclinación, ¿Te resistes a hacerte una foto sujetándola?

Piazza dei Miracoli, Pisa
Además de la Torre de Pisa que se ubica en la Piazza dei Miracoli, también se en- cuentra en ésta misma plaza la catedral de Pisa construida en mármol entre los años 1064 y 1118 en estilo románico pisano, con un portal en bronce de Bonanno Pisano y el púlpito de Giovanni Pisano.  Es un rasgo característico de Pisa la cantidad de torres inclinadas que hay a lo largo de la ciudad como el campanario de la iglesia de San Nicola, y el de la iglesia de San Michele degli Scalzi, por ejemplo. Aunque cojas toda la comida que puedas del barco y la envuelvas en papel de plata para guardarla en una mochila y evitar así gastarte dinero en las excursiones, te aconsejo que pruebes un helado italiano. Fue en la Baja Edad Media italiana cuándo y dónde el helado tomó carácter de naturaleza en Europa; Marco Polo en el siglo XIII al regresar de sus viajes a Oriente, trajo varias recetas de postres helados que se usaban por aquel entonces en Asia que acabaron implantándose en las cortes italianas siendo finalmente exportados por todo el mundo.  

Piazza del Duomo, Florencia
En Florencia, la última ciudad que vamos a recorrer, también encontra- mos inclinado el campanario de la catedral ubicado en la Piazza del Duomo. El motivo de tal inclinación es la naturaleza pantanosa del terreno sobre el que está situada la ciudad, que en muchos casos cede y se asienta con el peso de estas edificaciones. Florencia se sitúa al norte de la región central de Italia, es la capital y la ciudad más poblada de la región de Toscana. Fue capital de Italia entre 1865 y 1871 durante la Unificación italiana, incluso en la Edad Media fue un importante centro cultural y económico. Su centro histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1982, y en él destacan obras medievales y renacentistas como la cúpula de Santa María del Fiore, el Ponte Vecchio, la Basílica de Santa Cruz, el Palazzo Vecchio y museos como los Uffizi, el Bargello o la Galería de la Academia, que acoge al David de Miguel Ángel.
Si te gustan las obras artísticas que datan del Renacimiento, te encantará Florencia, pues es la cuna mundial de dicho movimiento. El corazón de la ciudad está en la Piazza della Signoria, en la que se encuentra el Palazzo Vecchio, centro administrativo de la ciudad desde la época medieval, la Loggia dei Lanzi y la cercana Galería de los Uffizi, uno de los museos más importantes de Italia. A pocos minutos de dicha plaza se encuentra la Piazza del Duomo ubicada en pleno caso histórico de la ciudad. El suelo de la plaza  está recubierto de mármol de colores. Excepto la cúpula y los tejados de cerámicas naranjas, las paredes del templo están recubiertas de mármol toscano blanco, verde y rosa, lo que le da energía y viveza al edificio. El centro de la plaza lo marca la Basílica de Santa Maria del Fiore, catedral de Florencia y conocida por su cúpula de 45 metros de diámetro y 100 metros de altura. Obra maestra renacentista proyectada por Filippo Brunelleschi.

Ponte Vecchio, Florencia
En Florencia se halla una diversa colección de puentes preciosos, entre los que destacan el Ponte Vecchio por ser el más conocido y antiguo de Florencia. Desde allí puedes avispar las preciosas casas de colores que se encuentran a su alrededor y sentir cómo se detiene el tiempo al sumarte a la armonía que se respira en la ciudad. El Ponte Vecchio fue el único puente que sobrevivió a los bombardeos nazis de la ciudad de Florencia en la Segunda Guerra Mundial, y actualmente es uno de los símbolos más reconocibles y uno de los lugares más frecuentados por turistas. Es una costumbre típica de Florencia atar un candado a una de las vallas metálicas que se encuentran alrededor del puente, cerrarlo, y tirar la llave por el río. Dice la leyenda que si lo haces de la mano de tu pareja estarás unido a ella eternamente. También puedes visitar La Piazza della Signoria que fue construida con el fin de que el pueblo pudiese apreciar las obras de arte, sin ningún indicio de vandalismo, la plaza alberga esculturas celebres como la reproducción del David de Miguel Ángel.

2 nov. 2010

Contando experiencias... Villefranche- Montecarlo- Niza

Vista panorámica de Villefranche
La primera visita del crucero que durará unas siete horas tendrá lugar en Ville- franche, ciudad francesa situada en los Alpes Marí- timos, en la región de Pro- venza-Alpes-Costa Azul.
Villefranche ofrece la pano- rámica de casas con tejas rojas enmarcadas en precio- sas fachadas multicolores ubicadas en diferentes niveles de las montañas que bordean el puerto.
Como lugares aconsejables a los que ir en Villefranche se encuentran la Iglesia de San Miguel de estilo barroco italiano ubicada en el centro de la antigua ciudad, erigida durante el primer cuarto del siglo XV, y transformada a finales del siglo XVIII. Entre las piezas artísticas que destacan se encuentra un cuadro que representa a San Miguel y un Cristo esculpido del siglo XVIII, también puedes visitar la Capilla de San Pedro ubicada en el puerto pesquero o el Puerto de la Darse donde también se encuentra el observatorio oceanológico de Villefranche-sur-Mer, o puedes simplemente disfrutar de las vistas que ofrece la ciudad subido a una de las encantadoras barquitas de la fotografía. 

Casino de Montecarlo
Villefranche es la pasarela hacia los más bellos lugares de la Costa Azul como el  Principado de Mónaco. 
A veces se cae en el error de creer que Montecarlo es la capital de Mónaco porque la ciudad y el país tienen las mismas fronteras, pero Mónaco es su propia capital, es el segundo país más pequeño del mundo, tras el Vaticano. De la ciudad-estado de Montecarlo son distin- guidos el Palacio de los Príncipes, su Plaza y la catedral, el Puerto Deportivo de Montecarlo, el circuito del Gran Premio de Mónaco de Fórmula Uno… pero lo que sin duda destaca más de Montecarlo es su casino, siendo El Casino de Montecarlo el  atractivo turístico más resaltable. El complejo del casino incluye también el Gran Teatro de Montecarlo, una ópera y una casa de ballet, y la sede de los Ballets de Montecarlo. De aquí proviene el término método de Montecarlo que se refiere a una amplia clase de algoritmos de juegos de azar.

Vista panorámica de Niza
Por último, la ciudad de Niza -situada en el departa- mento de Alpes Marítimos- en la región de Provenza-Alpes-Costa Azul, es uno de los centros de la turística región de la Costa Azul o Riviera francesa. Está considerada la joya de la Costa Azul puesto que su glamoroso balneario y playas atraen a miles de ricos turistas todos los años desde principios del siglo XX, siendo la segunda ciudad de Francia –el país más visitado del mundo por turistas- con mayor afluencia de visitantes.

Si contratas una excursión que te lleve de Mónaco a Montecarlo, de Nizza a Cannes, o de Niza- Mónaco a Montecarlo, ten mucho cuidado de no perder en ningún momento de vista al guía turístico que llevará una banderita en la mano u otro rasgo identificativo. Se mueven a una velocidad de vértigo y no esperan a nadie en la visita de estas tres increíbles ciudades en siete horas.  


Prepara la cámara fotográfica, ponte un reloj de mano, ropa cómoda…
                   On y va!

1 nov. 2010

Contando experiencias... Oceanic

Oceanic



Si tienes la misma suerte que yo y te embarcas en el Oceanic, unos simpáticos mariachis –que te acompañarán durante todo el viaje- te darán la bienvenida cantando y tocando la guitarra con una sonrisa deslumbrante en sus caras mientras que te amenizarán la cola hasta entrar en el barco.

Tras identificarte, pasar la maleta por los controles debidos y entregar los papeles correspondientes con el nerviosismo que siempre liga esos momentos, entrarás en un hotel flotante donde la sensación de estar subido en una hamaca sólo la recordarás cuando desembarques en Villefrance. Con una rapidez impresionante, un camarero de pisos cogerá tus maletas (sin dejarte por mucho que insistas a llevarlas tú) a uno de los pisos más inferiores –si eres joven y estudiante como yo, seguramente irás debajo del todo, pero no te preocupes, está todo tan bien acondicionado que no te sentirás como los más pobres del Titanic- donde te acomodará y te presentará a tu camarera de pisos durante el viaje: una amabilísima persona propia de trabajar en un Starbucks que te enseñará tu camarote (pequeño, eso sí, pero para el poco tiempo que pasarás allí dentro más que suficiente) y siempre atenderá a tus peticiones con una sonrisa de oreja a oreja. Quizás puede te toque un camarero de pisos que haga figuritas de animales con tus toallas decorándote la habitación o ponga chocolatinas cada noche debajo de tu almohada.

Antes de poder hacer una ronda por el barco para investigar todas las dependencias que existen, los animadores turísticos te reclamarán para que vayas a la cubierta del barco a aprender la coreografía de la canción de bienvenida. Baila, disfruta y trata de no pisar al que tienes al lado puesto que suele haber una cámara grabando este primer momento en el barco. El primer día seguramente harán un simulacro de emergencia en el que te enseñarán cómo tienes que ajustarte correctamente un chaleco salvavidas y qué hay que hacer en caso de emergencia. Después, podrás dar una vuelta por todas las dependencias que ofrece el barco. Todo y más de lo que uno puede pedir durante unos días de vacaciones; si tienes dudas sobre cualquier cosa, puedes acudir a la recepción donde te suministrarán toda la información que desees (e incluso biodraminas). En el Oceanic hay restaurantes, buffet libre en el que no te mirarán mal si decides llenar tu bandeja hasta arriba de lo que quieras, un puesto de chocolate cuyo cocinero hará tortitas a cualquier hora, una  pizzería, un gimnasio por si te sientes culpable de comer tanto…, un casino, un salón de copas con bailes de salón a todas horas, un dibujante dispuesto a hacerte una caricatura en cualquier momento, una pareja de tango dispuesta a bailar por cada rincón del barco, discoteca, piscinas, jacuzzi… y unos animadores dispuestos a sacarte una sonrisa en todo momento. Sobre todas las actividades que se ofertan en el barco te informará tu camarera de pisos a través de una guía diaria en la que vienen todas las actividades que se ofrecen (clases de baile, concursos de todos tipos entre los que destaco un concurso de travestis nocturno, salón de belleza y peluquería, bingo, degustaciones culinarias…)

El ambiente que se respira en un crucero es el de felicidad en mayúsculas. El cliente paga y es el que manda, por ello, todo el servicio se esfuerza al máximo por ofrecer lo mejor de cada uno. No te cortes en pedir otro plato de comida si el menú que te han ofertado en la carta no te agrada ni te cortes en pedir cualquier otra cosa.

Como consejo, llévate sobretodo ropa cómoda para las frenéticas excursiones que vas a hacer diariamente, mete también en la maleta un conjunto elegante para la noche de gala en la que el capitán dejará el timón del barco para sentarse a cenar con los clientes en la última noche. Coge ropa de abrigo e incluso un paragua y chubasquero por si vas sobre marzo- abril y el tiempo empeora, y dinero para comprar excursiones y algún que otro souvenir.
Del clima de la ciudad te informará cada mañana después de sonar el despertador la directora del barco. Su tono de voz tan cordial no provocará que te moleste que haya interrumpido tus sueños.